jueves, 11 de diciembre de 2014

CAP. 81: CHIARA: Ya basta.

Yo no amaba a Verónica, pero ella era sólida y alegre, y yo necesitaba eso. Tenía buen corazón y estaba muy centrada. Pensaba en Elisa como se piensa en alguien lejano, un sueño que nunca se había hecho real. Asumirlo no era fácil. Era como renunciar a la vida para la que me había estado preparando, pero intentar seguir adelante con ella me producía un rencor intenso y un dolor insoportable. Supongo que la pérdida había comenzado mucho antes de que se hiciera real.
La noche que salí con Verónica no buscaba una aventura. Dejé que me besara y la besé. Dejé que me hiciera el amor, y se lo hice. Resultaba tan fácil, tan libre de angustias, culpas y temores que casi me pareció cotidiano. Era como si lleváramos toda la vida haciéndolo. Desperté a su lado y me gustó su  olor, su respiración tranquila, el silencio de su casa. Reprimí las ganas de salir huyendo y decidí quedarme. No fue una decisión de una sola mañana. Fue un propósito que alcanzaba algo más de tiempo, un tiempo indefinido que abría un camino. No intenté engañarme con falsas ideas de romanticismo. Era consciente de que con ella no vibraba como lo había hecho con Elisa. Mi amor ya no tenía esa inquietud y desesperación que lo hacía parecer más real. Con Verónica era distinto.
—Hablas de cuelgue, no de amor —me dijo ella a la mañana siguiente.
—No sé de qué hablo pero sé que es distinto.
Me acarició la cabeza.
—Con cada persona es distinto, Chiara. Sufrir no es sinónimo de amar más, ni más intensamente.
—¿Pero se puede amar sin sentir un deseo obsesivo por el otro?
Se echó a reír.
—A veces pareces tan adulta… y otras es como si acabaras de llegar al mundo.
—No te burles de mí —protesté.
—No lo hago —. Me besó—. Pero me sorprendes.
—¿No te importa que aún piense en ella?
—¿Puedo evitarlo?
—No.
—Entonces, ¿para que voy a perder el tiempo en angustiarme?
—Por celos.
—¿Celos? Mira, mi niña, tú estás conmigo ahora. Eso es lo real. Elisa no está en esta habitación.
—Te conformas con poco.
—No. Te equivocas. Lo sólido se construye con lentitud, la pasión incendia, quema y deja cenizas, deja el campo estéril, y yo no tengo prisa con nada.
Se había levantado de la cama y se anudaba el kimono mientras se alborotaba el pelo. Su cuello era extraordinariamente hermoso, largo y gentil.
Sí, tal vez podía amarla. Tal vez podía empezar de cero.
—¿Tienes hambre? —preguntó.
—Un poco.
—Te invito a desayunar.
—¿En la calle?
—Sí. Antes de que haga calor. Venga, perezosa. Vístete y vamos a que nos dé el aire.
Yo seguía sus propuestas como un cachorro obediente. No podía concretar mis deseos y prefería dejarme llevar por su impulso vital.
Fueron un par de días en los que cerré una puerta y me atreví a abrir otra nueva. Una nueva energía contra la que no tenía que luchar. Verónica me llevaba de la mano por la calle, o pasaba su brazo sobre mis hombros mientras me mostraba rincones hermosos de Madrid. Ella era libre porque lo había elegido. Yo quería eso para mí, pero tardé poco en descubrir que lo quería para poder dárselo a Elisa.
Ella apareció en mi vida al tercer día.
Yo había regresado a casa a por algo de ropa. La casa de Verónica me gustaba y no me traía recuerdos. Decidimos que me quedaría un par de semanas, quizá más. Ninguna de las dos deseaba hacer planes. 
Verónica trabajaba en el turno de noche y yo disfrutaba de algunas horas de soledad que aprovechaba para leer, o escuchar algo de música. Luego me metía en la cama y conectaba el ventilador de techo. La sentía cuando llegaba de madrugada. No era ruidosa, pero en esos días cualquier pequeño sonido lograba despertarme. Sentía su peso en el colchón y su delicado beso en mi espalda. Luego yo me giraba hacia ella y hacíamos el amor. Era pausada, tranquila, pero apasionada. Yo me veía a mí misma como una aprendiz del amor adulto y eso me causaba, si no pasión, al menos curiosidad.
Regresé a mi casa una noche, con la intención de volver a casa de Verónica en un par de horas como mucho. Abrí el portal y reconocí el olor. Fue algo extraño y sorprendente. Su perfume. Eli había estado allí. Ella estaba allí. Lo supe.
Subí hasta mi piso por las escaleras, pendiente de cualquier sonido. Cuando alcancé mi planta vi su silueta sentada en el suelo, apoyada contra la pared. Me detuve en el último escalón y respiré profundamente.
Se levantó y encendió la luz de la escalera que se había apagado.
Me miró como si no me reconociera.
—Has venido. Ya creía que te habías mudado.
No me moví. Me grité que escapara, que saliera corriendo, pero no lo hice.
—Vengo a por unas cosas —contesté sacando las llaves del bolsillo y dirigiéndome hacia la puerta.
—¿A dónde te vas?
Giré la llave y entré en casa, no me molesté en mirar atrás. Ella me siguió.
—¿Te vas de viaje?
—Sí —mentí.
—¿Sola?
—Eso no es asunto tuyo.
—Lo he hecho —dijo de pronto—. Le he dicho a Andrés que estoy contigo.
—¿Estás conmigo? — está vez me giré hacia ella intentando contender la rabia que estaba sintiendo.
—Eso he dicho.
—Joder. Eli, que huevos tienes… —. No quise decir nada más y continué hacia mi dormitorio. Abrí el armario sin saber lo que estaba haciendo. La ambigüedad y la indecisión habían acabado con mi confianza en ella.
—Chiara.
—¡Qué! —casi le grité.
—Sigamos con lo nuestro.
—¡Qué coño es lo nuestro!
Se sentó en mi cama y se estrujó las manos.
—Estas con alguien, ¿verdad?
—¿Me vas a montar un numerito de celos? Elisa, es mejor que te vayas.
—Lo he hecho. He sido valiente, pero necesitaba hacerlo sola, sin ti, ¿tanto te cuesta entenderlo?
—Sí —. Volví a rebuscar en el armario y centré mi atención en un par de camisetas y algo de ropa interior.
—Sé que estuviste en casa y sé que mi madre fue… pero mi padre habló conmigo, y yo nunca había sido sincera con nadie.
—Mira Elisa, me alegro mucho por ti, y de verdad que espero que te sientas mejor ahora que por fin has aclarado las cosas.
Sus ojos brillaban al borde de las lágrimas. Retiré la mirada para no verlos.
—Sin ti nada de lo que he hecho vale una mierda —dijo con la voz quebrada.
—No es cierto.
—Sí, lo es. Todo lo he hecho por ti, sólo por ti.
—¿Sabes hace cuánto que nos conocimos? —tiré las camisetas dentro de una bolsa de deportes que acababa de sacar.
—No, no llevo la cuenta, pero sé que te quiero y para eso no hay tiempo.
—Qué lastima de frase —contesté con amargura—. Habría sido hermoso escucharte decir esas cosas cuando aún me importaban.
Me dolió el corazón, juro que sentí que se quebraba algo cuando lo dije, y me di cuenta de que aunque no era del todo cierto, no andaba muy lejos de una realidad que se iba acercando.
Ella comenzó a llorar. Yo seguí abriendo cajones, guardé la ropa en la bolsa y salí a toda prisa de la habitación.
—Cierra cuando te vayas —grité mientras me secaba con la mano las mejillas.
Bajé las escaleras a toda prisa, con el corazón desbocado. Deseaba que me siguiera y al mismo tiempo no lo deseaba.
Me alcanzó en la calle, a una manzana de mi casa.
—Chiara —jadeaba—. No lo dejes, no lo hagas. Ahora es cuando podemos empezar. Dime qué quieres que haga y lo haré. Lo que sea, pero no te vayas con otra.
—Ya estoy con otra.
—No es verdad. Tú no eres así.
—Ahora, sí.
—La gente no cambia en dos días. Dime qué quieres que haga.
—Quiero que me dejes, quiero que me olvides, quiero dejar de pensar en ti. Quiero una vida tranquila con alguien que me llame cuando dice que lo va a hacer, que regrese a la hora que me ha dicho. Quiero a alguien que no se avergüence de coger mi mano en la calle, que sea feliz por amarme, no puedo con más dramas.
—Yo te daré eso —dijo secándose las lágrimas.
—No podrías. Tú no eres así. ¿Cuanto tiempo pasaría antes de que tuvieras otra crisis? ¿Dos meses? ¿Tres?
—Me quedaré para siempre.
—Ni siquiera yo puedo prometerte eso. Ya no.
Estábamos frente a frente y cada palabra suya quebraba un poco más mi débil muralla.
—No te pediré nada. Sólo te daré y juro que te compensaré por todo lo que te he hecho.
Di un paso hacia ella, y vi un destello de esperanza en sus ojos.
La abracé con todas mis fuerzas. Ella se aferró a mí. Hundí mi cabeza en su pelo, aspiré su aroma. La besé, deseaba hacerlo. Sus preciosos labios, sus besos. Cuánto los añoraría.
—Te quiero, Eli, pero te olvidaré.
Eché a correr calle abajo con el sabor de su boca en la mía y el olor de su pelo en mis mejillas.
Llegué a casa de Verónica sin saber cómo. Durante un buen rato había callejeado sin rumbo. No podía pensar, ni quería hacerlo. Llevaba tres días con el móvil desconectado y ni siquiera me había molestado en recoger el cargador de casa.
Así está bien. Me repetí. Así está bien.
Deshice el pequeño equipaje y metí la ropa en una balda que Verónica había dejado libre para mí. Me eché en la cama, bajo el hipnótico movimiento de las aspas del ventilador. Me quedé dormida.
Me despertó Verónica. Me estaba desnudando.
—Shhhh, no te despiertes.
Le ayudé a quitarme los vaqueros.
Ella se desnudó y se recostó a mi lado.
Me abrazó por detrás. Cerré los ojos apartando la visión del rostro de Elisa de mi cabeza.
—Hueles a ella — me susurró.
—No —musité.
—No me importa. Pero su perfume es intenso y no es el tuyo.
—Yo no uso perfume.
—Lo sé.
Continuamos un rato quietas, como dos piezas de un rompecabezas perfectamente encajadas.
—¿Estás bien?
—Sí —mentí.
—Date tiempo, ¿vale? Tienes que ser paciente contigo.
—¿Por qué me ayudas? No lo entiendo —dije intentado darme la vuelta.
Me detuvo.
—No te muevas —me pidió.
La obedecí.
Me besó la nuca y me acarició la espalda. Deslizó sus dedos por la curva de mis caderas y subió hasta mi pecho.
Sentí un escalofrío de placer.
—No quiero hacer el amor —le dije.
—Yo tampoco. Sólo deseo darte placer.
—No lo merezco. Hoy no.
—Eso es una tontería.
Entonces me giró y me miró fijamente.
—Me gustas mucho, Chiara.
Me besó.
Cerré los ojos y me concentré en ella.
—Mírame — me pidió.
Cogió mi cara con sus manos y volvió a besarme.
Le devolví el beso.
—Eres preciosa —dijo.
La abracé y pegué mi cuerpo al suyo.
—Eli… —susurré.
—Verónica —corrigió.
—Joder, lo siento.
—No importa. Lo aprenderás.




31 comentarios:

  1. excelente capitulo, tengo sentimientos encontrados como ira, dolor, comprensión... ya en serio no tengo idea de como acabara esto. No puedo permitirme odiar a un personaje y amar a otro, es complicada la situación en las que se les presenta.

    ResponderEliminar
  2. Woooow amo esta historia... La empecé a leer la semana pasada y en un día me la leí toda. Es increíble como escribes, de verdad que cada palabra se queda calada. Ya era hora de que Chiara se diera otra oportunidad, y Elisa sufriera un poquito, que bien ganado se lo tiene. Espero el próximo cap con ansias. Beso desde Costa Rica.

    ResponderEliminar
  3. ¿por qué? ¿por qué? Dios por fin Elisa lo ha hecho y va y pasa esto, me he imaginado la escena y ha sido horrible pobre he sufrido en cada línea que leía ¿Qué pasará ahora? ¿Hará lo que le pidió Chiara?.Y ese rollo de un cuelgue y de tener algo sólido venga no nos engañemos Chiara ha encontrado en Verónica una vía de escape como hizo con Angie se está engañando tarde o temprano se dará cuenta elige el camino más fácil ... Vale acepto que quiera tener una relación y todo lo que conlleva ello pero por qué Verónica trata de decirle que lo suyo con Elisa puede que sea un cuelgue cosas que pasan venga si hubiera sido eso ya la habría olvidado y seria un mero recuerdo pero no lo hizo mientras estaba fuera eso es amor por mucho que diga y quiera quitarle el valor a eso vale que no ha sido fácil para ninguna de las dos desde el principio cometieron errores y no sé de verdad este capítulo me dejado hecha polvo que curso tomarán ahora las cosas me va a costar mucho esperar hasta el próximo capítulo que imagino que será más doloroso que este . Increíble tu trabajo Victoria al que tú te costo mucho escribir¿ este capítulo? Me imagino se nota que te entregas al 100% a la hora de escribir

    ResponderEliminar
  4. Q será será ... Me gustaría q acabasen juntas pero de una manera sana, me gusta Verónica me da muy buenas sensaciones. Pero solo Elisa es para Chiara. Gracias Vic y ya se q tendrás tus cosas pero no tardes tanto xfa esq soy adicta ya ;) . Carmen

    ResponderEliminar
  5. vaya!! muy intenso este capitulo. fue larga la espera pero como siempre valio la pena... 81 veces gracias, por hacernos vivir esta relacion de esta manera y mejor aun de manera gratuita.
    Quiero tambien decirte con referencia a ese capitulo en la que se te critico de mala manera con la palabra mejico, que no te desanime por que somos muchas mas tus lectoras que aunque todas no comentamos, estamos super agradecidas y reconocemos tu talento y tu desprendimiento para tamaño regalo que nos ofreces cada jueves. GRACIAS GRACIAS por compartir esta historia. Que tengas un gran dia CADA DIA.

    ResponderEliminar
  6. Sufro hasta yo leyendo esto

    ResponderEliminar
  7. Jaja estaba a punto de escribir.. pero que $%2 es esto? cuando vi, por favor no nos seas trol jeje es que no se, me parece ilogico que Chiara haga esto y mas por que son días, es imposible que te niegues a algo así si viene y te dice que lo hizo (si tardo años pero lo hizo) Elisa me había caído muy mal hasta el cap anterior y ahora no me quiero imaginar lo destrozada que estará, si que Chiara a sufrido pero ella sabia exactamente la situación de Elisa, sus miedos, su familia, Andres, y ahora que ya no están mas en la lista ella decide que conformarse de alguna manera con algo seguro? na eso no es amor ni se llega a dar por que a mi me pasa algo similar, creo que por mas madura que sea Veronica saldrá lastimada y eso no esta bien. Pd. No nos hagas esperar tanto sufría cada día al abrir la pagina y no tener cap. nuevo :( Saludos gran trabajo.

    ResponderEliminar
  8. No Hay Dudas, un Clavo Saca Otro Clavo,, Bien Por Chiara.

    ResponderEliminar
  9. Yo siento que Chiara esta siendo injusta con Eli, todo ha sido tan rápido, yo se que a su debido tiempo Eli le daría todo eso que ella busca, a como he leído la historia.
    Me da la impresión que Chiara es impaciente ;(.
    Gracias por una nueva entrega, por cierto espero y ya te encuentres mejor de salud :)
    Saludos desde México, Dalil

    ResponderEliminar
  10. Wow, Vic! Cómo que ésta semana te puso más intensa y creativa, verdad?
    El episodio ha estado MARAVILLOSO, no hay nada en el que no me guste, no sé como explicarlo. Fue INTENSO, TRISTE, ASFIXIANTE, ALUCINANTE pero MUY JUSTO. Hablo por mi al decir que en realidad era lo que esperaba, Elisa necesitaba tocar fondo, ver lo que perdió, necesita valorar lo que pudo tener y Chiara necesita alguien que realmente la aprecie, que le llenen el corazón de amor verdadero. Me fascinó por completo, te has reinventado Vic, en serio. Gracias por todos éstos capítulos que nos das, gracias por compartirnos un pedacito de tu talento. Besos, guapa. Saludos!
    Atte Ale

    ResponderEliminar
  11. Me puso mal este capítulo, nunca pensé que la historia agarrara este rumbo, parece una novela de dickens jeje, excelente capítulo como siempre Victoria muchas emociones y espero y ya estés bien de salud. Saludos Mariana.

    ResponderEliminar
  12. Me estas a matando lentamente y sin piedad con esta historia. Me he sentido identificada con chiara. A veces tenemos que dejar ir lo malo disfrazado de bueno.

    ResponderEliminar
  13. Dios mío Victoria.....quiero creer que por algo esta novela tiene ese nombre, no me defraudes!!!
    Ahora, lo interesante será ver como Chiara evoluciona y madura completamente, no a medias como cuando regresó de Italia.

    Pero sobretodo me desespero por el momento en que ella caiga en cuenta que Elisa no es camino de fracasos, sin embargo para lograr eso Elisa tiene que dar el todo y superarse a si misma, en vez de conformarse con sus defectos.
    Necesitan tiempo para crecer, ambas.
    Excelente trabajo esta semana Victoria, los días extra hicieron la diferencia.

    Un saludo, Mariana

    ResponderEliminar
  14. Me siento casi igual como Elisa y pasé una situación similar, con la diferencia de que fue con una amiga (Sí, de verdad que es una amiga) a la cual la quiero como hermana (Sí, también es cierto eso. He dicho :P) y la perdí, la perdí por mis estupideces, mentiras y sobre todo, cobarde. Fui una tremenda hija de p*ta que la hizo enojar un día y a los siguientes días ya no quiso platicar más conmigo (ya llevamos un mes que no hablamos). Me di cuenta tarde de lo que perdí y alejé de mi por todas esas causas. Me dolió bastante y apenas la estoy superando, pero en el fondo de todo, guardo un poco de esperanza. Tengo la esperanza de que algún día la recuperaré, a ver que me dice el tiempo.
    Elisa es una nena igual que yo, que está aprendiendo a madurar y a la vez crecer día a día como persona. Aprendiendo de sus propios errores de los cuales se irá arrepintiendo tanto como yo. Me alegra saber que ya se libró de una que otra carga que llevaba encima, como la mentira de que era novia de Andrés mientras andaba con chiara.
    Me da tanta tristeza lo mucho que va a sufrir por haber perdido a Chiara como yo perdí a mi amiga pero ¿Qué más da? Cometió sus errores y de los errores se aprende.
    Éste capítulo será importante para mi, se podría decir que, es uno de los que más me ha marcado de todos los capítulos.
    Ya quiero ver el siguiente, nos debes un capítulo Victoria. Yo no olvido nada. :P

    Saludos desde Yucatán, México!

    ResponderEliminar
  15. Victoria,
    Gracias por escribir esta historia, verdaderamente la disfruto mucho. Espero te encuentres mejor de salud. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Precioso capítulo! Cada semana me sorprendéis más... enhorabuena por todo vuestro trabajo y muchas gracias por hacernos disfrutar de Elisa y Chiara.

    ResponderEliminar
  17. Valio la pena la espera...excelente capitulo!!! Me gusta la manera en que Verónica ama a Chiara y me da mucha pena Elisa. Podra Chiara olvidarla?? Me quede con las ganas de seguir leyendo y saber que sucedera!! Gracias!!!

    Curiosidad 99

    ResponderEliminar
  18. hola vic, como siempre grande y genial, la historia y la manera en que la cuentas. escribi otra comentario pero el pad me lo borro... jajajaja en fin creo q voy a resumirlo en la parte que mas me quedo y es que:creo que elisa y chiara estaran juntas que nos lo daras, ese amor se hara realidad, pero, creo que antes nos daras a una elisa decidida, mas fuerte de caracter, amable, sin crisis. Nos daras a una chiara relajada, libre, feliz consigo misma. creo firmemente que estaran juntas ya en equilibrio, despues de muchos años en los que ambas aprendan a amar a otro, vivan y se reencuentren y ya sea otro momento, el momento de estar juntas por fin. No creo que a muchas les guste q tres dias sirva para q veronica sea ese amor, pero en esos tres dias chiara se sintio libre, querida, sin miedo y eso da mucho mas que tan solo esperar el valor de elisa, a quien he defendido y amo, porque es ver reflejada a la persona que mas ame y ya no tendre, espercialamente me hizo gracia cuando vero le dijo para desayunar fuera, y chiara estaba como sorprendida de que vero quisiera salir a la calle con ella xD al menos a mi, porque a pesar de lo que me rei con ese momento, me dio tristesa el pensar que ya la relacion y la costumbre por amor, era solo quererse en cuatro paredes y un techo sin mas. Ocultas y sin poder decir te amo, o tomarse de la mano. Espero nos des el reporte de cuando te vas de vacaciones, porque estos dias hemos sufrido de mas, no estas cada jueves y eso estresa xD, espero estes biien y sigas dandonos esta historia que cuando crees q lo dio todo, pues llegas tu y subes el nivel.
    PD me gusta el papa de elisa, es un buen hombre y un mejor padre, no merece lo que le hacen, los cuernos, creo q el y elisa merecen estar juntos los dos solos, y a nando que le den por necio.

    Besos y sigue asi cada dia, superandote y llenandonos de admiracion!

    Ayan7

    ResponderEliminar
  19. continua por favor T_T necesito saber que sigue T_T

    ResponderEliminar
  20. ¡Que buen capitulo Victoria! Me encanto, sos como Papá Noel XD queríamos que Eli se arrepienta, y así fue. Me dio un poco de pena igual. Verónica me caía bien, pero no me gusto que intente convencer a Chiara de que lo que ella siente por Elisa es un "cuelgue" que la verdad no se que significa XD pero me suena a que lo que lo que ella siente por Eli no es amor. Yo creo que no es así, que a pesar de estar confundidas, en distintos tiempo diría, si se se aman. Otra vez gracias por el capitulo, que ansiedad saber lo que va a pasar!

    ResponderEliminar
  21. Vic, vamos que me dejas sin palabras, no tengo absolutamente nada que objetar sobre este capitulo, me enamore de cada línea. Realmente haces algo increíble y me encanta, espero seguir leyendo más, tiene un sabor a realidad esta historia que se siente casi palpable, la forma en que llevas toda la trama, eres muchas mujeres a la vez tan solo escribiendo. De nuevo espero ansiosa el próximo. Besos. Y gracias..

    ResponderEliminar
  22. En ocasiones desde el dolor también se crece, y ésta quizás sea una oportunidad para Eliza de renacer, porque la verdad ya viene siendo hora de que esa chica madure y tome al toro por las astas. Por otro lado me intriga la reacción de Nando al saber de Veronica >_<!

    Saludos desde Argentina, que estés bien y hasta que nos permitas leerte!

    ResponderEliminar
  23. A Elisa lo que le pasa, le pasa por boba. Te quedó genial el capítulo :)

    ResponderEliminar
  24. Nooooooooooooooooooooooooo muero mil!!! :'( bueno sólo quiero decir que sabes q es una buena historia cuando no tienes idea de q pasará y sobre todo q te haga sentir las emociones de los personajes no se... Mis respetos como siempre gracias!!! :)

    ResponderEliminar
  25. mierda!
    Malditos nombres que se confunden...
    "no importa, lo aprenderás"
    Que fuerte.

    Muy buen capítulo. Valió la pena la espera.
    Saludos

    ResponderEliminar
  26. Quiero saver como le hace Veronica si tiene el turdo de la noche y llegar y tener esa actividad. Yo tambien estoy en la misma situacion trabajo de noche y lo unico que deso es llegar a dormir jejeje... NO, no es verdad yo se como le hace.
    Me da gusto por Chiara que se de otra oportunidad ya era hora. Elisa ya se avia tardado mucho, aparte de insegura no queria perder a ninguna de las dos personas. Pero se que al final el amor siempre triunfa...

    Muchas gracis Vic por cada minuto que le dedicas a este proyecto y por hacernos tan agradable y ameno el instante que dura la lectura. Espero que al igual que este proyecto todos los proyectos que tengan sean exitosos. Muchas gracias.
    Saludos desde Mexico.
    Lexxy

    ResponderEliminar
  27. Excelente capitulo!!!
    Me dejaste sin palabras...solo que decir, vamos Elisa a poner toda la carne en el asador y a recuperar a Chiara!!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  28. Me acorde que Chiara cumple años este mes, creo que ya paso la fecha pero un muy feliz cumpleaños a un personaje que me encanta, aunque me siento más identificada con Elisa (complicada y buscando mi camino).
    Gracias Victoria por escribir durante tanto tiempo.
    Flo

    ResponderEliminar
  29. Madre mía sin darme cuenta me e puesto al día en los capítulos, en menos de 5 días me lo he leído todo, esta historia es intensa,transmite lo sentimientos de cada una de ellas, hasta el punto en el que te sabes poner en su lugar.Es estupendo cada capítulo, espero ansiosa al siguiente! Eres una crack ;D

    ResponderEliminar
  30. A Elisa le ha tocado sufrir esta vez y me partió el corazón, como hubiera deseado que Chiara la esperara un poquito más. Sin embargo, creo que todo sucede por una razón y falta ver en que termina la historia.

    ResponderEliminar

Escribe aquí tu comentario. Y, por favor, ¡no nos seas trol! ;D