sábado, 29 de noviembre de 2014

Cap. 80. ELISA: Espérame, por favor.



Desperté soñando con ella. La veía por las calles, pero no lograba alcanzarla. Me senté en la cama, cubierta de sudor. La ventana abierta apenas dejaba pasar una brizna de aire y el calor era insoportable.
Chiara. No podía sacármela de la cabeza y sin embargo estaba paralizada, incapaz de reaccionar al desastre que yo misma estaba causándonos.  La culpaba por haber enloquecido a mi hermano de ese modo, hasta hacerle una persona malvada capaz de traicionarme y de herir a Andrés. No quería pensar en las consecuencias que había tenido lo que había hecho mi hermano. No podía hacerlo, sólo podía intentar arreglarlo. Él era mi hermano y sentía su propia angustia rondando todas las habitaciones de nuestra casa, sus silencios largos cargados de miedo, su mirada esquiva cada vez que nos cruzábamos.
Chiara no te vayas. Aún no. Recé, presa de una mala premonición.
Estaba amaneciendo y me preparé para ir al hospital. Tenía que resolver lo que había hecho Nando. Jugaría limpio por una vez, lo resolvería todo y llegaría a tiempo de rescatar la relación con Chiara. No iba a ser fácil.
Desayuné sola, de camino al hospital. 
Cuando llegué Andrea salía del cuarto de Andrés. Me hizo un gesto para que la siguiera.
—Elisa, Andrés ha mejorado.
—¿Qué significa eso? —pregunté.
—Ayer por la noche, cuando te marchaste vino Lucía a verle, y aunque parezca increíble, Andrés la reconoció. No sabía quién era, pero recordó algo. La mente es caprichosa, ¿no? —añadió mirándome.
—Tal vez tenga sentido porque Lucía fue la última persona que estuvo con él.
—Por supuesto. Tarde o temprano te recordará a ti —se apresuró a decir ella ligeramente sonrojada.
—No me molesta, Andrea —sonreí sin entender—. No te apures. Lo importante es que recupere la memoria.
—Sé que acabará por recordarlo todo. Esto es una buena señal.
Asentí al tiempo que caminaba hacia el cuarto de Andrés.
Nos besamos en las mejillas, un ritual que habíamos establecido los dos con algo de pudor aún.
—Me ha dicho tu madre que recordaste a Luci.
—Sí —apartó la mirada de mí. Se le notaba incómodo.
—¿Y te alegras?
—En parte sí. Por otro lado, no.
—No entiendo.
—No me gustó lo que recordé —admitió incorporándose en la cama. Se apoyó sobre las almohadas dispuesto a confesarme algo que yo ya sabía.
—Creo que no te gustará —dijo.
—Adelante, seguro que puedo soportarlo.
—Sé que la besé —dijo—. Sólo eso. Recordé su cara y recordé que la había besado.
Asentó﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽o irritado.no  lo hace ¿no?do cierto, pero necesitaba resumirlo para llegar cuanto antes a lo que de verdad importaba.í.
—¿No te importa? Es tu mejor amiga, ¿no?
—Sí, por eso ya lo sabía.
—Vaya…
Nos quedamos un largo rato en silencio.
—¿Y qué más cosas sabes que no me has contado?
—Que esa noche estabas enfadado conmigo, por eso yo no estaba allí.
Lo que acababa de decir no era del todo cierto, pero necesitaba resumirlo para llegar cuanto antes a lo que de verdad importaba.
—¿Habíamos discutido?
—Sí. Algo así.
—¿Algo así? La gente discute o no  lo hace, ¿no? —preguntó irritado.
—No te enfades. Esto no es fácil para nadie —me defendí.
—No me has contado la verdad, ¿es eso?
—Te he contado lo que estaba pasando, no lo que iba a pasar.
—Parece un trabalenguas.
—Esa noche fue rara. Habíamos llegado de Londres hacia semanas y no nos habíamos visto.
—¿Por qué?
—Por mi culpa. Yo te esquivaba.
—No suena bien —dijo intentado sonreír.
—No, no suena bien. Tampoco lo estaba haciendo muy bien, que digamos —reconocí retorciéndome los dedos.
—Bueno, cuenta con la ventaja de que no recuerdo nada, así que no podrá hacerme mucho daño. Tienes miedo, ¿verdad?
—No es miedo. Es… culpa.
—No sirve de nada tener culpa. Nadie es culpable de las cosas. Suceden porque sí. Cada vez estoy más convencido de que la vida se comporta de manera aleatoria.
—Espero que tengas razón.
—¿Te siente culpable de lo que me ha pasado?
—En cierto modo, sí.
—No lo entiendo. Si no estabas allí, ¿qué culpa tienes?
—Tal vez por eso. Porque no estaba allí. Puede que las cosas hubieran sucedido de otro modo si no me hubiera marchado.
—Puede, pero eso es fabular. Fue un accidente de coche, y por lo que me han contado, había bebido demasiado.
—Tú no bebes, Andrés.
—Pues parece que esa noche, sí.
—Pues suma.
—No lo pillo.
—La gente bebe cuando se descontrola, o cuando siente que se quiere descontrolar.
—Sigo sin pillarlo.
—Nuestra relación no iba bien y tú te enteraste esa noche.
—No veo que eso fuera suficiente motivo para emborracharme. Se habla y listo, ¿no?
—Ojalá lo hubiera hecho antes.
—Ahora tienes la oportunidad.
Nos miramos un segundo y me pareció increíble lo que iba a hacer, pero lo hice.
—Estoy enamorada de otra persona.
—Ajá —dijo sin inmutarse.
—Sí.
—Bueno, pues ya está. No ha sido para tanto, ¿verdad?
—No —admití, sorprendida.
—¿Y por qué no me lo dijiste?
—Era la segunda vez que rompíamos.
—Esto se pone interesante —bromeó—¡Y yo agobiándome por haber besado a tu amiga!
Intenté sonreír.
—¿Te puedo preguntar una cosa? —dijo.
—Claro.
—¿Por qué rompimos la primera vez?
—Por lo mismo.
—¿Y por qué volviste conmigo?
—Porque soy cobarde.
—A mí no me lo pareces.
—No me conoces.
—Creo que sí. Aunque no lo recuerde —su voz sonaba amistosa.
—Ya. No sé si te viene bien hablar de esto —le dije, arrepentida por estar aprovechando la situación.
—Me gustaría decirte que lo siento. Pareces una buena chica, y eres muy atractiva —respiró profundamente—, pero supongo que eso no hace que te quiera o que te añore, ni que finja enfado porque me pusiste los cuernos.
Agaché la cabeza al escuchar esa expresión. Nunca me había gustado y tampoco era propia de él.
—¿Y ahora estás con él?
—No. Y se trata de una chica.
Abrió los ojos ligeramente. Luego soltó una carcajada. Inmediatamente se disculpó.
—Perdona. No me estaba riendo de ti. Es que todo parece tan… no sé. Es como si me estuvieran contando un culebrón.
Yo no contesté. No esperaba esa reacción.
—No tengo nada contra las lesbianas —añadió apurado.
—No soy lesbiana —dije.
—Entonces no entiendo nada.
—Me enamoré de una chica. De esa chica en concreto, pero no me gustan las chicas en general.
—Ok, entiendo. ¿Y cómo crees que reaccionaría yo si recordara lo nuestro?
Era un pregunta inesperada que me obligó a pensar en él. Le miré y me di cuenta de que reconocerse es una tarea de dos personas, no de una sola. Ése no era Andrés. No al menos para mí. Necesitaba de su memoria para hacer lo que estaba haciendo, limpiamente.
—Supongo que me odiarías.
—¿Odiarte? ¡Ojalá pudiera recordarte!
—Lo harás. Estoy segura, y entonces me odiarás por esto.
—¿Qué estas haciendo?
La voz de Andrea sonó áspera. Miré hacia el pequeño recibidor y la vi de pie, mirándome. Me pregunté cuánto tiempo llevaba escuchándonos.
Dio unos pasos hacia mí con la marcialidad de un soldado. Me levanté de golpe.
Andrés nos miró, confuso.
—¿Qu a mentir.o sepa —volvgunt poddíino y recodo conmigoe guste lo que acaba de escuchar. cuanto antes a lo que de verdad importaba.é pasa ahora?
—No pasa nada, hijo. No te preocupes. Elisa ya se tiene que marchar.
—Estábamos hablando —protestó Andrés.
—No, me voy ya —me apresuré a contestar.
—¿Me estoy perdiendo algo importante? —preguntó mirando a su madre—Porque estaba siendo una conversación privada.
Su madre le miró sorprendida.
—Ahora necesitas que te protejan.
—No —dijo él con rotundidad—. Que haya perdido la memoria no quiere decir que sea tonto, o débil, o que no entienda la gravedad de las cosas que me cuentan.
Andrea ordenaba la colcha. Yo podía sentir la tensión de cada uno de sus movimientos y de pronto deseé que se enfrentara a mí.
—Tu madre no lo sabía —dije dirigiéndome a Andrés—. Es normal que no le guste lo que acaba de escuchar.
Andrea me miró de nuevo y apretó la mandíbula.
—Vete de aquí ahora mismo —murmuró.
—No quiero que se vaya —repitió Andrés—. No sé qué pasa, pero creo que está siendo sincera y necesito hablar con ella. ¿Nos puedes dejar acabar la conversación? —pidió.
—¿Por qué estás haciendo esto? —me preguntó Andrea.
Intenté sostener mis argumentos, que iba encontrando a medida que dejaba que ocurrieran las cosas.
—Porque creo que tiene que saber lo que iba a pasar. Además, ahora le dolerá menos.
—Lo que acabas de decir es horrible —gimió Andrea.
—No, no lo es. Tiene razón —dijo Andrés.
Caminé hacia la puerta bajo la mirada acusatoria de Andrea.
—Creo que es mejor que me marche —me despedí.
—Me gustaría que te quedaras —insistió Andrés, incorporándose en la cama.
—No creo que deba hacerlo —contesté.
—Ni se te ocurra —añadió Andrea.
—¡Por Dios! —exclamó Andrés dirigiéndose a su madre—¡Puedes dejarnos solos!
Andrea se quedó muy rígida un segundo y luego se precipitó hacia la puerta.
—Perdona, pero todo esto es una locura.
—Lo imagino.
—La verdad es que es muy raro estar aquí escuchando lo que me cuentas y sin poder reaccionar , pero te agradezco que hables conmigo, aunque no sea muy agradable que te digan que te iban a dejar.
—No sé qué mas contarte —añadí, nerviosa.
—Háblame de Lucía.
—¿Lucía?
—La besé. Eso lo recuerdo.
—Creo que lo hiciste porque estabas furioso conmigo.
—¿Y te molesta?
—No he pensado en eso —mentí.
—Entonces está claro que no te importa.
—En cierto modo, lo merezco.
—Pero es tu mejor amiga.
—Sí.
—Te quiere mucho. Ayer, cuando vino y recordé el beso, se puso fatal. No podía dejar de llorar.
—¿Te contó algo más? —pregunté, nerviosa.
—¿Hay algo más que deba saber? —preguntó, suspicaz.
—No, que yo sepa —volví a mentir
—¿Tuve yo la culpa del accidente?
Le miré con compasión. No había pensado en todas las preguntas que podría hacerse una persona que de pronto ha perdido su identidad y su vida.
—No. Sólo fue un accidente.
—Me gustaría volver a verla. Me siento responsable de lo que ha pasado. ¿Le dirás que venga a verme?
—Por supuesto.
La luz del sol caía sobre su rostro y Andrés cerró los ojos.
—Estoy muy cansado.
—No te preocupes. Ya me marcho.
—Lo siento, todo es demasiado… extraño.
—Descansa.
Me acerqué a su cama impulsivamente, para besarle y me detuve antes de hacerlo.
—¿Ibas a besarme? —preguntó él.
—Creo que sí —me excusé—. Es la costumbre.
—Bueno, no me importa que lo hagas —me pidió con timidez´ antes﷽﷽﷽rme? —pregutle bes hagas —pidi me detuveindetidad y su vida. te digan quye te iba a dejar.RECIENDOLE A CHIARA  
Me incliné sobre él y le besé en la mejilla.
Sonrió resignado.
—¿Volverás a visitarme? —preguntó.
—No sé si me dejarán.
—Inténtalo, ¿vale?
—Lo intentaré.
Abrí la puerta de la habitación sintiendo una mezcla confusa de emociones. Andrea hablaba en susurros con su marido. Caminé en dirección opuesta a ellos, escapando como una ladrona. Ni siquiera me despedí. No estaba segura de lo que acababa de hacer. Marqué el número de casa y avisé de que no iría a comer.


27 comentarios:

  1. Solo diré que cada día más emocionante todo, nunca realmente se puede saber que pasará, eso me encanta. Al menos Elisa tomó algo de valor por fin.

    ResponderEliminar
  2. Antes que nada, quiero felicitarte por la forma en la que escribes y por tu increíble generosidad al compartir tu trabajo con nosotras de manera gratutita. A lo largo de esta novela he leído comentarios muy duros con respecto al personaje de Elisa y creo que la forma en que las has desarrollado ha sido de lo más realista que he leído. Es una chica llena de miedos y contradicciones como cualquier ser humano. Es válido sentir pavor de amar y mucho más válido sentirlo cuando ese amor es hacía otra mujer. No hay que esperar que alguien con miedo actúe como si el amor lo puede todo. Seamos honestos, en la vida real la mayoría nos la pensamos dos veces antes de arriesgar todo por amor. Me siento identificada con Elisa en el aspecto de que a veces uno hace daño sin realmente querer hacerlos, existimos personas a las que el miedo y la inexperiencia nos paraliza. Por eso me gusta esté personaje porque es realista, es un poco impredecible.

    Por cierto, yo soy de México y entiendo perfectamente que en España aún se escribe Méjico y no me trauma!!! No te tomes enserio a esas lectoras que encuentran placer en buscar y señalar diferencias o errores, que este caso no lo es. Esto lo comentó por el capítulo pasado por la persona anónima que olvidó el maravilloso capítulo que nos has regalado para centrarse en un detalle sin importancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bravo!!!!! totalmente de acuerdo contigo, saludos

      Eliminar
  3. Una historia de Amor profundo. Gran historia, sé que Elisa hace cosas un poco extrañas pero hay que comprender que cuando mejor estaba con Chiara, va Chiara y se enrolla con otra. Eso duele y comprendo que le costara tanto a Elisa confiar y perdonar, porque si es el amor de tu vida no hay explicación posible que Chiara hiciera lo que hizo, cuando Elisa le demostró su amor por ella dejando a su novio.
    Además Chiara debería de haber roto toda relación con Nando si sabía lo que sentía por ella. Y espero que no cometa el mismo error que cometió anteriormente con Verónica sin hablar antes con Elisa.
    Quiero creer que el Amor verdadero, el amor de tu vida puede con todo, por eso espero y deseo que al final todo obstáculo que tengan puedan superarlo y terminen juntas, no puedes dejar escapar al amor de tu vida sin luchar hasta que no tengas ninguna fuerza.
    Gran historia y muy bonita.
    Un saludo y besitos.
    Encar

    ResponderEliminar
  4. Antes q nada me encantaría q acaben juntas y enamoradas pero q Chiara no sufra demasiado en el proceso q queda, no hay q demonizar a Elisa es verdad q cuando una esta un poco perdida se equivoca mas de la cuenta... Pero me ENCANTARIAN algunos grandes gestos de AMOR x parte de Elisa x fin!! Un beso Vic. Carmen

    ResponderEliminar
  5. Hola vic estoy de acuerdo en el capitulo anterior le dieron con palo a elisa pero deben entender que a veces es difícil y mas teniendo la madre que tiene, a veces Cuando mas obstáculos hay para una historia de amor tan bien descrita como tu lo haces tengo de que al final logren estar juntas porque tanto han padecido. Que lo merecem .Felicitaciones y gracias por esta magnifica novela eres grande besos. Desde Peru.

    ResponderEliminar
  6. Ufffffffffffffffffffff, bastante fuerte! Aún así, le falta mucho camino a Elisa. Presiento que va a empezar a sufrir, pero con ganas jajaja...ahora si va a ver lo que es bueno.
    Bueniiiisimo, Vic!
    Saludos, Ale

    ResponderEliminar
  7. Pensaba que más o menos sabía por donde iba la historia de verdad que sí. Pero estos últimos episodios me dejaron así (O.O) XD Me gusta que Chiara este en la suya ahora y Elisa, bueno, tampoco quiero demonizarla pero creo que sigue siendo sumamente egoísta, ella cree que va a arreglar todo con Andrés para lavar así sus culpas diciéndole ahora lo de Chiara, siendo que Andrés no sabe ni quien es. Después piensa que cuando ella pueda arreglar su situación Chiara va a estar ahí esperándola, y ni siquiera se pone a pensar que la pobre puede estar pasándola mal, para ella todo es yo, yo, yo.. Y bueno a decir verdad también creo empatizar en algún lugar con Elisa, porque aunque no me guste como es, me veo muy identificada, creo que por eso no me gustan sus actitudes. Esto es para hablarlo con un psicólogo igual jaja.. Gracias Victoria cada vez esta mejor la historia :)

    ResponderEliminar
  8. Me encanta como escribes, ojalá no se acabe nunca xD. Sólo que este capítulo me ha parecido cortísimo! jajaja será de lo que me gusta. Enhorabuena, pienso que tienes mucho talento. Chau.

    ResponderEliminar
  9. victoria antes que nada quiero felicitarte por esta increible historia que nos regalas semana tras semana jamas en mi vida habia leido una historia k me atrapara tanto como esta deverdad te admiro mucho y la manera en la k escribes es tan cautibadora logras captar una escencia en cada personaje k immediatamente te engancha a la historia y lo k mas me facina es k eres muy realista al escribir ....en la vida no todo es color de rosa y tu reflejas bien en esta historia con los diferentes conflictos k tienen k pasar nuestras chicas el miedo la confusion el amor me parecen tan reales k al leer e imaginarme la trama de la historia puedo sentir cada una de las palabras k tu escribes kon el korazon deveras tienes alma de poeta ...muchas muchas grasias por darnos totalmente gratis esta historia por favor sigue a delante eres una gran escritora ....y con respecto a esas personas k te critican simplemente no tienen nada bueno k aser mas k estar mirando las ekivokaciones k kometemos todos los seres humanos por favor nadie es perfecto seguro debe ser alguien sin pensamiento objetivo poco intelectual k nisikiera se atrebe a dar la kara ¡¡¡¡
    victoria nuebamente muchas grasias espero con ansias en proximo capitulo te escribo desde centroamerica un beso y un abrazo¡¡¡¡¡
    att: CaRmEn_^.^

    ResponderEliminar
  10. Y ahora a buscar a Chiara go go!!! Por fin Elisa se centra. Me encantan los giros imprevistos

    ResponderEliminar
  11. Bien Elisa!! Al fin se animo a hablar con Andres...espero que no sea tarde
    Capitulo excelente como siempre.
    Saludos
    Dy

    ResponderEliminar
  12. Definitivamente un capitulo de infarto pues la espera se me hara eternaaa. Me gustara leer lo que elisa sembro y cosechara el alejamiento de chiara . Quisiera que chiara se de una oportunidad con vero y que elisa se arrepienta en el alma su indecision . La historia debio llamarse chiara ama a elisa y a elisa solo le gusta chiara jajajajajajajaj.

    ResponderEliminar
  13. Hola Vic. Hace un burn de tiempo que no comentaba, pero aca estoy como lectora asidua de tu trabajo, maravillada como siempre y sosprendida de los giros trascendentales de esta historia que nos narras . Ya sabes que opino que eres uba excelente escritora, que transportas al lector a situciones y momentos de vida. Sigue asi. Esperando pronto el proximo capitulo. Y queriendo llegar cada semana a este blog y deleitarnos con contenido responsable y genialmente elaborado.
    Un millon de aplausos para tu tiempo y tu trabajo.

    Desde Colombia. KELLY..

    ResponderEliminar
  14. Mil gracias Victoria por ofrecernos esta grandiosa historia, me encanta la manera de como es tan real y al momento de leerla te lleva a lugar de la historia.....Gran manejo de los personajes...sigue adelante y esperando con ansias o llegue el siguiente capítulo. Espero que tengamos para mucho más de la gran historia de Chiara y Elisa....saludos atte Tatiana

    ResponderEliminar
  15. Hola a todas.Hay una cosa que me maravilla de vosotras. Cada vez que tengo un mal tropiezo me mandáis críticas maravillosas y ánimos para que siga. No sabéis cuánto me emociona vuestra solidaridad. Espero que nadie confunda esto con "vanidad", es pura gratitud, porque a veces me desanimo. Un millón de gracias a todas.
    Vic

    ResponderEliminar
  16. Dioss Victorias nos vas a matar de las ancias!!! ... ha esta estupendo el capitulo y toda la historia de estas dos protagonistas, tantas emociones y tan bien escritas que nosotras las lectoras las sentimos cada una de ellas, me gustaria que Elisa y Chiara queden juntas, an pasado por mucho y se siente que se aman las dos para que se rindan después de todo lo vivido, este comentario te lo hago de lectora a escritora, tu eres la escritora de aqui y solo son comentarios que nos hacen expresar las emociones que nos hace sentir la novela pero tu eres la que esta escribiendo esta maravillosa historia y yo me dejo llevar ante eso.

    Felicidades y gracias a todos los que nos regalan semana tras semana esta increíble historia. Te mando muchos saludos Vic desde México y sigue escribiendo como tu quiras el nombre de cualquier pais jejeje. Mariana.

    ResponderEliminar
  17. Casi siempre en las pelis o novelas les, matan o separan a las protagonistas y eso nunca me ha gustado, al punto q casi no veo peliculas les por eso, pero esta novela es la primera , que me gustaria que las protagonistas no queden juntas. Considero que solo fue una enorme curiosidad lo de Elisa y el primer amor de Chiara, ambas ya conocieron ese primer sentimiento fuerte q nos toca a todas pero no van por el mismo camino,, Chiara siente amor y Elisa solo pasion (que tampoco es malo),. Cuando la pasion se va , no queda casi nada , solo recuerdos, el amor siempre permanece.
    Vic , gracias por tan buen trabajo.
    Yes, PR

    ResponderEliminar
  18. No te nos desanimes mujer, la historia es genial, con unos giros geniales, y estoy segura que no soy la única que comprueba el blog desde el miércoles a veces martes noche por si ya está listo el capítulo... bueno lo del martes más que otra cosa es que creía que era miércoles y que al día siguiente era jueves :P chula que es una pero a lo que voy es que esperamos cada semana nuestra dosis de tu libro, y por algo será, no? como dato dejo que yo odio esperar, leo sagas cuando ya han salido todos los libros sin embargo aquí me tienes cada semana esperando hasta que llega el cachito de Elisa o Chiara que nos toque (por cierto, un millón de gracias por ellos) Ánimo, y cuando te de un bajón recuerda lo genial que eres y que todas lo sabemos!
    Un beso y mil gracias por cada emoción regalada.

    ResponderEliminar
  19. Viiiiic y el capítulo de esta semana????

    ResponderEliminar
  20. Esta semana no hay capítulo nuevo.

    ResponderEliminar
  21. Para cuando el capítulo?? Estoy que me leo jajaja saludos desde Medellín, Colombia

    ResponderEliminar
  22. Me perdí algo? Ésta semana que pasó no hubo capítulo. Es por el período de navidad? Hijole, ya que estaba bien picada con la historia jajaja. Saludos, Vic
    Atte Ale

    ResponderEliminar
  23. Hola Victoria, quería agradecerte que emplees tu tiempo y talento para regalarnos estos personajes e historia maravillosos que me tienen enganchada desde el primer día. El nuevo capítulo se hace esperar, ¿no? Estoy toda intrigada por saber qué pasará. Por favor, acaba ya con este suplicio de no saber, jejeje. Mucho ánimo y sigue adelante, que somos muchos los que apoyamos y admiramos tu trabajo.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  24. Cuando subieras otro capitulo? :( me quede intrigada

    ResponderEliminar
  25. Por fin le ha dicho la verdad, eso me hace pensar en una esperanza para las chicas, espero que Elisa alcance a Chiara a tiempo.

    ResponderEliminar
  26. Pd. También me gusta mucho que Andres haya recordado a Lucía, es como si la vida le diera una segunda oportunidad para el amor. *-* ¡Preciosisima novela la que nos regalas!

    ResponderEliminar

Escribe aquí tu comentario. Y, por favor, ¡no nos seas trol! ;D