miércoles, 19 de marzo de 2014

Cap. 47. ELISA: Espera.

—¿Por qué me ha hecho eso? —gemí. Lucía caminaba junto a mí por el patio del colegio. Silvia al otro lado me agarraba del brazo con un exceso de solidaridad. 
—Mujer, a lo mejor se le cruzó algún cable. Lo que le ha pasado es muy fuerte. Seguro que te da una explicación. 
—Primero me llama para que vaya a verla y luego desaparece. 
—Eli, Chiara es una tía complicada, se le nota a la legua. No es la primera vez que hace algo así. Acuérdate de la noche del concierto y de cómo se largó sin decir nada —comentó Silvia. 
—Pero la situación era distinta y lo sabes. 
—Puede. Pero ella sigue siendo ella. 
—No me pongas en su contra —me defendí. 
—No estoy poniéndote en su contra, solo te digo que es complicada y que si cada vez que haga algo imprevisible te vas a poner de los nervios, lo llevas claro. 
—Ok, entonces ¿qué hago? 
—Pues yo me acercaría al hospital, seguro que está liada con lo de su padre y su abuela —me aconsejó Lucía. 
—¿Y por qué no me ha llamado? 
—Hija, ¡quién sabe! Te llamará más tarde. De verdad Elisa, te pones obsesiva con las cosas. 
—Eso es fácil de decir desde la barrera. 
—Bien. Mira, si a las cuatro no te ha llamado, la llamas o, mejor aún te presentas allí y le preguntas qué ha pasado. No tiene otra que estar con su padre, así que muy lejos no podrá marcharse. 
—Eso es verdad —se solidarizó Silvia. Intentaban convencerme de algo que ni ellas mismas creían—.Venga, no te agobies. 
Volví a mi clase más nerviosa que antes. A las dos de la tarde no había recibido ni un mensaje suyo. Mi enfado era tan grande como mi necesidad de verla. Durante dieciocho años había estado retirada del amor, ahora lo necesitaba como una droga. Sabía que si a las cuatro no tenía noticias suyas correría al hospital a buscarla y si no estaba allí sería capaz de registrar toda la ciudad metro a metro hasta dar con ella. Me defraudaba no haber desarrollado un sentido más potente del orgullo del que ahora sentía y aún así no era capaz de aguantar la presión que requería inventarme uno falso en ese momento. No iba a esperar hasta las cuatro. 
Decidí irme antes de la comida. Por el pasillo me crucé con Andrés. 
—Eh, tienes mala cara —dijo deteniéndose frente a mí—¿Va todo bien? 
—No, no va bien nada de nada —murmuré. 
Consultó su reloj de pulsera. 
—Si quieres pasamos del comedor y me cuentas. 
Aún no lograba asimilar que mi ex novio quisiera ser mi confidente en toda esta historia. 
—No, deja. Creo que me voy a casa. No me encuentro bien — contesté despidiéndome. 
—Eli, espera. ¿Quieres que te acompañe? 
—No. Se pasó una mano por el pelo y arrugó el entrecejo. 
—¿Te está puteando alguien? —preguntó. 
—Joder, Andrés. Ya te he dicho que no quiero hablar de eso. 
—Si es por lo de la fiesta, pasa de todo. Esa tía está colgadísima. —No, no es por lo de la fiesta. Es que a veces no entiendo de qué va… 
—¿De qué va qué? —insistió él. 
—No entiendo a Chiara —susurré. 
—Ya —añadió. Su mandíbula se tensó ligeramente. 
—No tenías que haber preguntado —le dije echando a andar. Me siguió. 
—No, te equivocas. Me interesa lo que te pasa. Joder Eli, aún te quiero. Me da igual si te gusta esa tía o una mesa. Te quiero muchísimo. 
—No lo entiendes. No debes quererme. No puedes quererme. Esto no funciona así. 
—¿Ah, no? ¿Y cómo funciona? 
—Debería de odiarme, deberías de alejarte de mí, ¿es que no tienes sangre en las venas? —le grité. 
Mi voz resonó en los pasillos que se habían ido vaciando poco a poco. Mi furia no era contra él, o tal vez sí. No tenía ni idea de nada. Yo amaba a Chiara, Andrés me amaba a mí y ninguno de los dos teníamos lo que queríamos. 
—Tengo algo más que sangre. Tengo un dolor constante en el pecho cada vez que te veo, cada vez que te imagino con ella. Tengo ganas de morirme, o de matarla, o de matarte a ti, pero todo eso es un folletín que ronda por mi cabeza y que no estoy dispuesto a escuchar. 
Le miré con la boca abierta. Era la primera vez que le veía así. Tenía la cara roja de ira y una gruesa vena atravesaba su cuello y se hundía bajo su camisa. 
—¿Quieres que te diga algo más? 
No, no quería escuchar nada más, pero no podía detenerle. Ahora caminaba hacia atrás y hacia delante como un autómata. 
—Ojalá Chiara no existiera, ojalá aquella noche en la fiesta no hubieras tenido miedo de acercarte a mí. Ojalá hubiera una pastilla que te curara de toda esta mierda que te está pasando. 
Quise contestarle algo, pero no sabía qué decir. Me enfurecía que pensara que mi amor hacia Chiara era una enfermedad, pero no podía olvidar que él era un chico, un hombre que me quería. No, no podía olvidar que había hecho un esfuerzo titánico por estar a mi lado. 
—Lo siento —contesté—, creo que no hay ninguna pastilla para eso. 
—Pues debería haberla —. Apretaba un puño contra la otra mano. —Bueno, espero que ya me lo hayas dicho todo. Y la verdad es que en el fondo me alegro. 
—Y yo —agregó él con fiereza. 
—Me voy —. No había nada más que decirnos, pero a pesar de la dureza de sus palabras, era un alivio escuchar lo que de verdad sentía. 
Pensé que últimamente la vida nos estaba obligando a todos a quitarnos las caretas. A veces suceden cosas así, por más que queramos evitarlas. 
Salí del colegio y me salté dos semáforos, maldije a un par de conductores que tocaron su claxon. Un volcán que no cesaba en su erupción rugía dentro de mí. No quería actuar de esa forma, pero la ira de Andrés había aumentado la mía. 
Antes de llegar al hospital me detuve en las escaleras de entrada para sosegarme. Aún no sabía qué iba a decirle a Chiara. Detestaba comportarme como una amante furiosa pidiendo explicaciones sobre el plantón del día anterior, pero ¿qué otra cosa podía hacer? Ocultar los sentimientos ya no podía formar parte de mi vida. No había dado ese salto para volver a echar marcha atrás. Sin embargo un hospital con un padre enfermo y una anciana cuidando de él no era el mejor escenario para derramar mi enfado. 
Fue ella la que vino a por mí en cuanto me vio caminar por el pasillo. Al principio no la reconocí. Se había cortado el pelo. 
—Hola —. Su sonrisa no era convincente. 
—Hola —contesté sin ocultar mi frialdad. 
—Siento lo de ayer. Perdona. 
—Ya. Vale. 
Estábamos las dos de pie, frente a frente sin saber qué hacer a continuación. Opté por lo más cortés. 
—¿Cómo está tu padre? 
—Bien, va mejorando. 
—¿Y tu abuela? 
—Bien, también. 
Podía sentir su nerviosismo haciendo temblar las puertas. 
—Ayer estuve con ella. 
—Sí, ya me ha contado… De verdad que lo siento Elisa, no me encontraba bien. 
—¿Ni para ponerme un mensaje? Vine aquí porque me lo pediste ¿recuerdas? 
Asintió. De nuevo el silencio. 
—Te has cortado el pelo. 
Se pasó la mano por la nuca. Sonrió débilmente. 
—Estás bien. 
—La verdad es que no sé por qué lo he hecho. 
—Tenías un pelo precioso, pero sigues igual de guapa. 
—Ya crecerá. 
—Sí, claro. 
Acerqué la mano a su pelo, ella retrocedió un paso. Yo sentí una punzada de dolor y sorpresa. 
—Vamos para allá. He dejado a mi abuela sola con mi padre y no quiero que piense que me escaqueo. 
Caminé junto a ella aún herida por su gesto. La detuve antes de entrar en la habitación. 
—Espera. ¿Qué te pasa? 
—Nada —contestó sin mirarme. 
—¿Por qué me rehuyes? 
—No te rehuyo, es sólo que hoy no estoy en esa… onda. 
—¿Qué coño dices? —mi voz sonó demasiado fuerte. 
 Miré a mi alrededor. Y bajé el tono. 
—¿Qué onda? 
—Estoy con la cabeza en otra parte, Elisa. Además he pasado una mala noche. 
—Yo en cambio lo he pasado en grande esperando a que me llamaras —le reproché con sarcasmo. 
—Ya te he pedido disculpas. 
—Claro. Es verdad. Asunto arreglado. De pronto has decidido manejarte con frases sacadas de un manual de las buenas maneras. —¿Entramos? —insistió señalando la puerta. 
Me senté en una de las sillas del pasillo y negué con la cabeza. 
—He venido a verte y merezco un poco de tu atención ¿no crees? Se sentó a mi lado. 
—Aquí me tienes. 
—Gracias, eres muy amable, ¿qué demonios está pasando? 
—Nada. 
Un escalofrío me recorrió el cuerpo. ¿Se refería a nosotras? El miedo comenzaba invadirme. 
—¿Ya no me quieres? —susurré tratando de que mi voz no sonara ridícula. 
Me miró con tristeza. 
—Te quiero muchísimo, Elisa. 
Alargué la mano hacia la suya. Apenas la movió. 
—Dame un beso —le pedí. Empezaba a augurar una perdida de mi dignidad de la que luego me arrepentiría. 
Se llevó las manos a la cabeza y hundió los dedos entre su pelo. Cerró los ojos y murmuró algo que no logré entender. 
—Chiara… —rogué. 
Se giró hacia mí y me besó. Lo mismo podría haberme dado un bofetón y así fue como lo sentí. Luego se apartó de mí. Aún no salía de mi aturdimiento cuando vi a Matilda mirándonos desde la puerta. Me puse en pie. 
—Ya me iba —dije. 
Chiara levantó la cabeza y me miró, luego vio a su abuela. 
—Hola Elisa —me saludó Matilda. 
—Hola. Tengo que volver a clase. Me he escapado un rato para ver qué tal iba todo. 
Las pupilas de Matilda se movían alternativamente de Chiara a mí. 
—¿No te quedas? 
—No puedo —mentí. Estaba a punto de echarme a llorar. 
Chiara se levantó. 
—Te acompaño abajo —dijo. 
—No, no hace falta —contesté con una voz más potente de lo que hubiera deseado. Necesitaba todas mis fuerzas para no romperme en pedacitos. No sabía en qué momento le había dado el poder de hacerme añicos con un simple gesto. 
—Sí, sí hace falta —insistió. 
Matilda sonrió cortesmente. 
—Voy a la cafetería a tomarme algo. Si os apetece, estaré allí. Tu padre duerme —informó a Chiara. 
Se alejó por el pasillo y se detuvo frente a los ascensores. Yo sabía que nos había visto y me pregunté qué consecuencias tendría ese beso para Chiara, aunque si era honesta conmigo, empezaba importarme todo bastante poco. 
—Elisa, no te cabrees conmigo, ahora no, por favor. 
—Pues entonces dime qué te pasa. Por qué no quieres tocarme, por qué estás tan rara. 
—Todo se está complicando más de lo que creía y no sé qué es lo correcto. 
—No tengo ni idea de lo que estás hablando. ¿Te refieres a nosotras? 
—No. 
—Entonces ¿qué es lo que se esta complicando? 
—Mi vida aquí, en Madrid. 
—Te vas, ¿verdad? 
Me miró sorprendida. 
—Me lo dijo tu abuela. 
—No tenía derecho… —comenzó a decir. 
—Podemos seguir en contacto. Yo iré a verte y tú puedes venir a mi casa cuando quieras. A lo mejor puedes pedir una beca para estudiar aquí o algo ¿no? 
—Eli, te quiero mucho —contestó, abatida. 
—Yo también. 
—Nunca lo olvides, no dudes de eso ¿vale? 
—Ni tú. Pero no hables como si te estuvieras despidiendo de mí. —No, no lo haré. 
—¿Lo prometes? 
—Lo prometo. 
Nos cogimos de la mano y apoyó su cabeza en mi hombro. Le acaricié la cara. Quería decirle que no estaba sola, que yo le ayudaría, quería decirle que nunca le abandonaría, pasara lo que pasara. Quería decirle que todo se iría colocando en su sitio, que tuviera fe. Quería decirle todas esas cosas porque yo necesitaba creer en ellas. 
Cogí su mano para protegernos a las dos, entonces algo sucedió. Yo siempre había vivido de cara al futuro, en un estado de esperanza continua en el que las mejores cosas estarían por llegar, pero ahora mis expectativas se detuvieron en ese instante. No era exactamente feliz, ni siquiera sabía si había un futuro para nosotras. Sencillamente estaba viviendo el presente. Un presente lleno de errores, sufrimiento y dudas, pero completamente real. Y ese momento me habitó.

49 comentarios:

  1. Ufff ha sido cortisimo después de tres semanas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo opino lo mismo y no se si el hecho de que haya sido terriblemente emocionante, luego de 4 o 5 semanas que ellas no se veian, no se algo asi, se nos haga aun mas corto :(

      Eliminar
  2. Hay por fin otro capitulo, lo estaba esperando con ansias la verdad esta novela es adictiva, no es mucho pedir que publiquen otro capitulo esta semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo intentaré otra semana. Te lo prometo, Ando liada con dos encargos que debo de acabar. Un beso.

      Eliminar
  3. Recompénsenos con otro capítulo por estas tres semanas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo intentaré otra semana. Os lo prometo, Ando liada con dos encargos que debo de acabar. Un beso.

      Eliminar
  4. muchísimas gracias por esta entrega, no se como haya ido eso de la publicación del libro espero que bien :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias a ti por seguirnos! De momento seguimos en la red. LA editorial interesada no podia publicarla hasta el 2016 y tenía que cerrar el blog. Por eso seguimos en la red. Un beso.

      Eliminar
  5. Tanto tiempo esperando el reencuentro entre Chiara y Elisa que se me ha hecho super corto espero más momentos juntas en el próximo capítulo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pasado mañana lo tienes! Tendrás que esperar un poquito para verlas juntas. :(

      Eliminar
  6. Me encanto! corto, me quede queriendo leer mucho más...
    Solo tengo una crítica, que espero que la tomen como constructiva, porque así va, sin querer ofender, cuando hablan de que no están en esa onda, se traspapelo la "h".
    Muchas gracias por el capítulo, Lili de Argentina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ups! Tienes razón. ¡Muchas gracias!.
      Victoria.

      Eliminar
    2. De nada, un gusto leerlas! un abrazo.

      Eliminar
  7. Por qué nunca termina de pasar nada? Llevamos como la.mitad de la novela esperando que pase algo y están constantemente en el hospital estancadas, no lo entiendo sinceramente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento mucho que te parezca que no pasa nada, teniendo en cuenta que ha muerto la madre de Chiara, ha aparecido un nuevo personaje, Elisa se ha decidido por fin a acercarse a Chiara, Chiara se ha enrollado con una tía, ha plantado a Elisa y se ha enterado de que se vuelve a Roma para siempre. No sé… si has leído ya la mitad de la novela, como bien dices, será que hay algo que te gusta ¿no? Sería un detalle que te des cuenta que os estoy regalando mi trabajo por nada y que nos animes a seguir en lugar de quejarte. Disculpa mi franqueza pero escribir esto durante más de un año por amor al arte es un gran esfuerzo que creo que merece algo más que este comentario. De todos modos gracias por seguirnos. Un saludo. Victoria

      Eliminar
  8. Uff sinceramente se me han quitado las ganas de leer vuestra novela con el comentario que le has hecho al anónimo anterior. Uno puede estar en desacuerdo con un comentario y no contestar de tan malas formas pero ya cada uno con su educación hace lo que quiere. Una pena porque me parece que escribes muy bien y soy completa fan de la novela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola: De verdad que lamento que os haya parecido que mi comentario ha estado fuera de tono. No sé si comprendéis que necesito de vuestro ánimo y ayuda para seguir con esto porque las editoriales están reacias a publicar una novela de estas características a pesar de que me dicen que está muy bien escrita. Sois la piedra en la que me apoyo para continuar adelante, aún sabiendo que probablemente no la publicaré más que en la red y por eso os pido que tengáis vosotras también la sensibilidad de entender mi trabajo y mi esfuerzo. Nunca he hecho un comentario fuera de tono a ninguna de las críticas negativas que se me han hecho sobre la novela, es la primera vez que me ha dolido que alguien me diga que no pasa nada en lo que escribo, porque pongo el alma y el esfuerzo en cada capítulo y sí - por qué no decirlo- porque lo hago y he decidido hacerlo hasta el final sencillamente para dar visibilidad a la homosexualidad femenina. Así que tendréis la novela completa en a red hasta el último capítulo. Un saludo. Victoria

      Eliminar
    2. ¿En serio te parece que ha contestado con malas formas? Alucino. No sé, supongo que debes de ser la profesora de protocolo de la familia real inglesa.
      Que piel más fina tiene la gente... ¿Qué se supone que debería haber dicho? ¿No tiene derecho a defender su trabajo legítimamente? ¡Vamos, por favor! C. C.

      Eliminar
  9. Miren soy su mayor fan precisamente porque me encantó su proyecto de normalizar la homosexualidad mediante una novela gratuita para que todo el mundo la pudiera leer. Lo que no comprendo es si en realidad victoria esto te está suponiendo un perjuicio porque como tú has dicho nos "estás regalando" tu trabajo es tan sencillo como que dejes de hacerlo y lo publiques con pago porque o lo haces o no lo haces pero si cada mal cmentario que tengas se lo vas a echar en cara a tus seguidoras que amamos tu novela lo de que nos estás" regalando" tu trabajo pues deja de ser un buen acto hacia la normalización de la homosexualidad. No sé si me he explicado bien pero bueno quiero que sepas que te digo esto.con toda la buena intención y que me encantan chiara y elisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola: De verdad que lamento que os haya parecido que mi comentario ha estado fuera de tono. No sé si comprendéis que necesito de vuestro ánimo y ayuda para seguir con esto porque las editoriales están reacias a publicar una novela de estas características a pesar de que me dicen que está muy bien escrita. Sois la piedra en la que me apoyo para continuar adelante, aún sabiendo que probablemente no la publicaré más que en la red y por eso os pido que tengáis vosotras también la sensibilidad de entender mi trabajo y mi esfuerzo. Nunca he hecho un comentario fuera de tono a ninguna de las críticas negativas que se me han hecho sobre la novela, es la primera vez que me ha dolido que alguien me diga que no pasa nada en lo que escribo, porque pongo el alma y el esfuerzo en cada capítulo y sí - por qué no decirlo- porque lo hago y he decidido hacerlo hasta el final sencillamente para dar visibilidad a la homosexualidad femenina. Así que tendréis la novela completa en a red hasta el último capítulo. Un saludo. Victoria

      Eliminar
  10. Hay personas que representan perfectamente lo de (dar la mano y coger el brazo) ... es cierto que los capítulos en ocasiones se quedan algo cortos o mirándolo por otro lado es que es tan interesante que cuando te das cuenta ha acabado. Cuando os dicen eso debéis de sentiros súper orgullosas porque conseguir esto no es tarea fácil. Nunca he comentado y siempre os he seguido la verdad... Tenéis una forma de narrar sencilla, llena de detalles, que hipnotiza y hace que te metas en la piel de las protagonistas y eso es algo realmente admirador. Simplemente quería dar las gracias por como dices regalarnos tu trabajo, y encima de forma gratuita. Os espero este jueves con ganas de más un beso.
    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Un millón de gracias por tus palabras!! Trataré de seguir haciéndolo cada vez mejor. Un saludo. Victoria.

      Eliminar
  11. Gracias por continuar publicando capítulos… y gracias por permitirnos leer de gratis. Alguna noticia si se publicará? La novela está buenísima y me gusta el twist que le están dando a la trama.

    ResponderEliminar
  12. He decidido que si llegara la ocasión de publicarla ( no sabes la de prejuicios que aún hay en torno al tema) enviaría la novela gratis a algunas personas que no tienen medios económicos para comprarla o bajarle en formato de ebook. No te preocupes porque os iré informando de la evolución de la novela en caso de que se terminara editando. Gracias por tus ánimos y por tu gratitud. Un saludo. Victoria

    ResponderEliminar
  13. Por qué no publicas cn una especializada como egales?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo intenté con ellas y me dijeron que les gustaba mucho pero que tenía que esperar al 2016 y cerrar el blog. ¡Así que aquí estamos otra vez!

      Eliminar
  14. Victoria siento que tenias muchas esperanzas puestas en la publicación y sentiría mucho que sufrieras porque no la publicaran, espero que no dependas económicamente de ello y bueno nada darte ánimos que me encanta la novela y no te desanimes porque cuando menos te lo esperes lo conseguirás. Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  15. Hola, yo solo queria comentar que me gusta mucho tu novela, releo una y otra vez los encuentros más bonitos entre chiara y elisa y nunca me canso de leerlos. A ver si hay dentro de poco acción;) jajaj es broma. me encanta la historia y tengo muchas ganas de que salga el jueves el próximo capítulo.

    ResponderEliminar
  16. Desde hace 3 meses encontré el blog de casualidad, no me había atrevido a postear algo, pero creo que es el momento idóneo para hacerlo.
    Te envío la mejor de las vibras referente a la publicación, éxito en ello, ojalá se logre, de ser así, cuenta conmigo para darte el apoyo económico (comprando el libro) que tu talento merece.
    La trama es excelente, me encanta la historia y la forma en que relatas cada capítulo es hermosa.
    Saludos desde México.

    ResponderEliminar
  17. Que buen capitulo!!!! y llego el tan ansiado encuentro :) :) animo victoria, no hay mal que por bien no venga,,,quizas no era esa la editorial adecuada....y llegara una mejor q no les ponga muchas trabas y sepan valorar tu talento y trabajo! besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Guau! ¡Sólo con leerte ya se me pasó el bajón! ¡Gracias!

      Eliminar
  18. Hola Victoria! Me alegró el dia el nuevo capitulo que colgaste ;) imagino tambien lo desanimada que has de sentirte porque crees que no se valora tu trabajo y dedicación, yo se que aqui hay muchas (incluyendome) que agradecemos la linda historia que nos haces llegar cada jueves....esta bien enojarse!!! ;) somos humanos y no robots jajaja asi que hay dias en que reaccionaremos mal ante algunos comentarios pero eso no significa que siempre has contestado asi.. me consta porque he leido tus respuestas a otros lectores en desacuerdo y siempre tratas de explicar el porque de cada cosa en la novela con mucha paciencia :) pero es comprensible que te sientas desanimada en estos momentos...pero no es el fin de mundo ok ;) necesitamos que vuelvas a recargar esas baterias y seguir dando lo mejor de ti,,,tu esfuerzo y talento tal vez no sea reconocido ahora...pero eventualmente lo será!!!! tienes un don excepcional asi que nunca te sientas menos que eso y no te dejes abatir tampoco :) :) muchos besotesssss y a seguir para adelante que aqui tienes un batallón que te espera cada jueves <3
    Hayde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. <3 <3 <3 Sí, soy humana y me dio bajón. Muchísimas gracias por tus palabras. Besos.

      Eliminar
  19. No te desanimes escribes muy bien, claro siempre habrá personas que les cueste ponerse en tus zapatos, pero también existimos personas que sabemos ponernos en tus zapatos, yo por mi parte estoy muy agradecida por tu gran trabajo que estas haciendo, espero y las malas crítica no te desanimen, no quisiera que pagáramos justos por pecadores, y si, se entiende que la situación económica esta muy mal y de alguna manera hay que ganarse el sustento, creo que muchas personas no se ponen a pensar que de verdad el tiempo es oro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se expresó mejor una ayuda como la que me acabas de dar. Un millón de gracias. Un beso enorme.

      Eliminar
  20. La verdad a mi me encanto el capitulo! no se si estaré leyendo otra novela, pero yo si veo que la historia avanza, y mucho! por ejemplo veo muy enamorada y decidida a Elisa, antes no se la veía tan segura, sin embargo ahora ya no guarda sus emociones. Entiendo que Chiara este confundida, es lógico, con todo lo que le paso. No todo va a ser color de rosa, como la vida misma, hay desencuentros y no todo sucede como queremos. Muchas gracias por contarnos tan linda historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchas gracias a ti por contarme cómo ves la historia! Me encantó verte tan metida. Un beso enorme.

      Eliminar
  21. Chicas, amigas. Gracias por los ánimos. De verdad que siento haber ofendido a alguien. Lo intenté con dos editoriales, pero me emplazaban la publicación al 2016 y me parecía una faena cerrar el blog tanto tiempo. Sigo buscando salida a la novela, pero la gente tiene muchos reparos con este tema, la verdad. Probablemente la acabe en la red y la deje un tiempo para todos aquellos que quieran leerla. Me encanta, de verdad, que os guste. Esa es mi recompensa. Me apena no poder sacarla en papel, ni hacerla llegar a gente que me la ha pedido en libro y que me han dicho que no podrían comprarla en digital porque ni siquiera tienen para comprar leche o pan, y menos una tarjeta de crédito. Ese comentario, me dejó helada, porque a veces uno olvida que hay gente por el mundo viviendo situaciones realmente difíciles. Por eso, a pesar de que no pueda sacarla en papel, me gusta pensar que está llegando a toda la gente. Los que tienen y los que no tienen. Perdonad si por una vez no he tenido mano izquierda. Muchísimas gracias por los comentarios de ánimo. ¡Mañana tenemos un nuevo capítulo! Un beso a todas.

    ResponderEliminar
  22. Mañana? ? Yupiiiiii

    ResponderEliminar
  23. Mañana tempranito?;) que hay muchas ganas! Jaaja

    ResponderEliminar
  24. Conmigo sí tuviste mano izquierda cuando hice una crítica poco agradable. Quizá hasta demasiada, lo que te agradezco sinceramente. No creo que en esta ocasión hayas sido desagradable en absoluto, sólo faltaría que no pudieras defender tu trabajo con argumentos objetivos, como has hecho.
    Ni caso. Todo es mejorable, por supuesto, y tú siempre has estado abierta y receptiva a las críticas pero no me extraña que a veces se hinchen las pelotas. Ten en cuenta que en estos foros puede opinar CUALQUIERA... Y, no nos engañemos, hay mucha gente que lee muy poquito.
    Ya me hubiera gustado poder leerte cuando tenía 16 años. Hubiera sido un bálsamo. Un abrazo, no se te ocurra desanimarte. En fin... Y te reprochan falta de educación, en fin. Ni puto caso. Gracias por todo. C. C.

    ResponderEliminar
  25. Cuándo saldrá el nuevo?

    ResponderEliminar
  26. Lo primero de todo siento de corazón que las editoriales no vean el potencial de las buenas historias y sigan ancladas en recelos del pasado. No obstante a mi me gusta ver la vida de forma positiva y pensar que las cosas ocurren por algo y que todo encierra una oportunidad, no sé si sabéis que el libro de Federico Moccia "a tres metros sobre el cielo" tardo años en publicarse, sin embargo corría de mano en mano por todos los institutos de Italia, lo que quiero decir con esto es que quizás debáis publicarla vosotras mismas tal y como hace por ejemplo Jaime Pérez Álvarez, otro gran escritor como vosotras, no sé, yo creo que existen alternativas y algunas mucho mejores que una editorial que solo ve el lado económico o las tendencias, si al final os decidís por una contad conmigo.

    En cuanto a el desafortunado incidente, digamos que la gente cree que puede decir cualquier cosa por Internet, y que nadie tiene derecho a replicarle, es mejor hacer oídos sordos a ciertas opiniones, que en lugar de soluciones solo aportan problemas.

    Mucho animo y seguid así estáis haciendo un trabajo magnifico.

    ResponderEliminar
  27. para el 2016, elisa habrá vuelto de italia a estudiar en España una carrera de Ciencias, Arte?...
    la editorial se equivoca!
    irá todo bien
    no andes contestando a nuestras tontunas...
    Gracias por seguir aqui!
    verdaderamente engancha.
    Roux

    ResponderEliminar
  28. hay editoriales de estos temas, serán mioritarias, pero igual te sirven, en la calle hortaleza hay una librería que tienen mucho de estos temas, es verdad que la gente que pasamos parecemos autenticos proscritos...y muchas "novelitas" son tipo corin tellado, pero bueno entiendo que tu proyecto es bonito y tienes gente que te sigue...

    ResponderEliminar

Escribe aquí tu comentario. Y, por favor, ¡no nos seas trol! ;D